Ejercicios para la memoria de los mayores


Una vez jubilados debemos de entrenar nuestra memoria y la podemos ejercitar en cualquier momento. Cualquier circunstancia es buena para ponerla a prueba. Incluso por la mañana cuando nos disponemos a realizar el habitual paseo podemos ejercitar nuestra mente. Por ejemplo, pasamos por delante de un edificio o un local de nueva creación y debemos de recordar que había antes allí.

Para estimular las capacidades cognitivas podemos realizar actividades más comunes como la escritura, lectura, crucigramas, puzles, juegos de mesa o aprovechar los concursos de la tele para demostrar desde casa nuestros conocimientos. Podemos echar una partida a las cartas o participar en las diferentes mesas redondas y conferencias que se celebren en los centros municipales de nuestra ciudad.

Para mantenerte en forma de cabeza también puedes escribir un diario, donde puedes anotar tus reflexiones sobre cosas divertidas o que te hayan ocurrido ese día. Pasado el tiempo podrás recurrir a él y mirar lo que pasó aquel día. La etapa de jubilado es propicia para realizar muchas cosas y mantener una vida muy activa.

También es un buen ejercicio hacer un repaso de nuestra vida (recordar compañeros del colegio, amigos de la infancia, hacer un árbol genealógico, etc). Busca el nombre de todos tus familiares e intenta recordar sus apellidos, fechas de nacimiento y otros datos de interés.

Antes de irte a la cama puedes relajarte cinco minutos, totalmente en silencio o con una música muy suave. Siéntate solo y piensa en lo que hiciste ese día y todo lo que espera para las próximas fechas. Piensa simpre en positiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario