El peligro de automedicarse


La automedicación es uno de los peligros más frecuentes entre las personas mayores. Unas veces intentamos recuperarnos lo antes posible con una ingesta excesiva de pastillas y otras veces no somos capaces de controlar la medicación necesaria, ya que se nos olvida o nos pasamos por exceso.

Es posible que alguna vez nos suministremos antibióticos cuando en realidad no nos harían falta, que provocarán que se pierda a la larga la efectividad del medicamento. La gente mayor y la mayoría de las personas tienen bastantes problemas para entender los prospectos de los medicamentos, por lo que no nos enteramos de los efectos secundarios o posibles intoxicaciones.

No debemos de dejarnos guiar por los consejos de los demás, ni tomar las pastillas de otros porque les sienten bien., porque puede que a nosotros nos produzca algún daño. Tampoco es conveniente dejarse llevar por la publicidad. Y es que los remedios mágicos que ofrecen algunos medicamentos son un reclamo peligroso para nuestra salud.

Sin lugar a dudas, lo mejor es llevar unos hábitos saludables, con una buena alimentación y la práctica habitual de ejercicio. Siempre hay que tomar los medicamentos bajo recomendación médica. Más de la mitad de población se automedica, lo que origina al año miles de fallecimientos.

Tenemos que tener cuidado con nosotros mismos y con nuestro entorno, sin facilitar fármacos a familiares y niños. Siempre hay que tomar pastillas recetadas por los médicos, ya que son ellos los que conocen lo que nos sienta bien. Si tienes alguna duda también puedes consultar con tu farmaceútico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario