Sexo a partir de los 65 años



Los mitos abundan en lo que se refiere al sexo en la edad madura. Todo se centra en problemas de impotencia, post menopausia e incluso en ocasiones se recalca la falta de apetito sexual a partir de los 60 años.

Determinadas dolencias musculares pueden suponer un problema para mantener relaciones. Por ejemplo trastornos circulatorios o diabetes pueden provocarnos impotencia y las mujeres arrastran problemas de sequedad vaginal a medida que cumplen años.

Por lo tanto, una buena salud es determinante para disfrutar al máximo de la sexualidad. La edad no es ningún problema para mantener relaciones. En el caso de que arrastremos algún impedimento lo mejor es pedir consejo a un especialista.

Los especialistas coinciden en que el órgano más importante en la sexualidad, es el cerebro. Cualquier temor o inseguridad se puede convertir en el mayor impedimento a la hora del coito. El principal miedo de los hombres suele ser su erección, mientras que el de la mujer suele vincularse más a su presencia física; no sentirse erótica y sensual. 

Además, a edades muy avanzadas, es muy frecuente la pérdida del deseo para el sexo porque no tenemos pareja estable. Casi la mitad de las mujeres mayores de 65 años son ya viudas.

El sexo proporciona placer y autoestima al margen de la edad. Si presentamos algún problema que nos impida tener relaciones con asiduidad, debemos de remediarlo con celeridad y dejarlo en manos de un especialista.



No hay comentarios:

Publicar un comentario