Mostrando entradas con la etiqueta ACTIVIDAD. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ACTIVIDAD. Mostrar todas las entradas

Los viajes del Imserso para mayores


La partida para programas de Turismo Social para Mayores y Termalismo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha ascendido este año a 106 millones de euros (105,4 millones en 2013), para una oferta total de 1,2 millones de plazas sumando ambos que supone 10 millones de pernoctaciones al año.

De esta cantidad, 35,5 millones se han destinado al Programa de Termalismo Social del Imserso, al que están adscritos 117 balnearios para esta temporada, con 220.000 plazas, las mismas que el año pasado. En 2013, el Programa de Termalismo Social contó con 206.000 plazas disponibles en balnearios, que generaron 2.956 empleos directos en estas instalaciones y 14.789 empleos en total.

Con el programa de vacaciones del Imserso, las personas mayores tienen la posibilidad de disfrutar, a precio reducido, de estancias en zonas turísticas del litoral peninsular, Baleares y Canarias. También incluye viajes culturales a Andalucía, Asturias, Aragón, Baleares, Cantabria, las dos Castillas, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, La Rioja, Madrid, Navarra y País Vasco; y turismo de naturaleza en Andalucía, Castilla y León, Cataluña y Comunidad Valenciana; desde octubre hasta junio.


El programa tiene una variada oferta de turnos de vacaciones, que pueden ser de cinco, seis, ocho, diez o 15 días de estancia, en régimen de pensión completa, con transporte de ida y vuelta, asistencia sanitaria y póliza de seguro. 

Jubilación activa



Cuando uno se jubila afronta un nuevo periodo de su vida. Primero se vivirá una situación comparable a una luna de miel, pero son una vacaciones muy largas que pueden desencadenar en una crisis personal, según aseguran los expertos

Para que la jubilación se haga atractiva tenemos que llevar una vida activa. Nosotros os proponemos algunas claves para pasarlo lo mejor posible.

  • No hay que encerrarse en casa y sí manterse activo física e intelectualmente. Para ello, es recomendable andar, ir al gimnasio o practicar algún deporte, lo que previene de enfermedades y mantiene bajo control las que ya se padecen.
  • Participar. El voluntariado permite a muchos jubilados sentirse útil y reconocido. Hay miles de ONG, organizaciones de mayores, parroquias, asociaciones de vecinos que estarían encantos de recibir más ayuda, sobre todo en estos tiempos.
  • Planificar la jubilación. Los cursos de preparación a este cambio tan drástico en la vida son de tremenda utilidad, según los expertos. Comunidades autónomas, ayuntamientos, sindicatos, asociaciones de mayores, empresas... los ofrecen tanto para el jubilado como para su pareja. Hay que plantearse cuestiones como dónde voy a vivir, cuáles serán mis ingresos, cómo me realizo, cómo utilizo el tiempo libre...
  • Relacionarse. En el trabajo había compañeros con los que comentar cada día el partido de fútbol, la película de la noche anterior... Ahora ese escenario ha desaparecido. Pero la jubilación da también la oportunidad de conocer a otras personas y de cuidar a los amigos que ya teníamos.
  • Prepararse para vivir con menos dinero..Muchas veces no empeora la calidad de vida, porque al no trabajar también se suprimen otros gastos: transportes, comer fuera de casa e incluso ropa.
  • La pareja, fundamental. Por eso, hay que ayudarse mutuamente y ponerse en el lugar del otro para entenderle mejor. Ambos miembros de la pareja van a tener que modificar sus hábitos porque pasarán muchas horas juntos. Compartir actividades juntos es bueno, pero cada uno debe conservar su espacio.
  • Dialogar y negociar el uso del tiempo, de los espacios y de las relaciones en el hogar. La nueva situación va a exigir un esfuerzo de adaptación de la pareja.
  • Compartir con los nietos. No quiere decir que los abuelos tengan la servidumbre de cuidarlos, sino de compartir tiempos con ellos, de trasmitirles enseñanzas, valores,etc,